viernes, 2 de abril de 2010

El recodo del río de Pedro Amorós


Verano de 2007. El calor aprieta de firme. Consumido por la abulia, agostado por los recuerdos y el dolor, el antaño editor de libros Luis Cerezo, ciego desde hace algunos años, lleva una vida anodina y vacía en las viejas y céntricas calles de la ciudad de Murcia. Los días parecen repetirse sin fin, sin objeto alguno. Sin embargo, cuando la idea de suicidio empieza a cobrar fuerza, el azar interviene para cambiar el curso de los acontecimientos. Una niña de doce años, Vada, y una antigua compañera de trabajo, ahora prostituta, Dorotea Pinedo, irrumpen en la vida del editor. Un misterioso libro, Desengaño, abandonado por un individuo de origen eslavo en la caseta de la organización nacional de ciegos donde trabaja Luis Cerezo, termina de embarullar y complicar las cosas. Envuelto por misterios del azar en la trama de una red de crimen organizado dirigida por un visionario, un loco que se hace llamar Doctor Mabuse, el ciego editor, acompañado tan solo por una niña, trata de dar sentido a una historia en la que se combinan la desaparición de un libro, la presencia de un hombre extraño y fascinante y el significado simbólico de un célebre cuadro, Caronte atravesando la laguna Estigia, de Joachim Patinir. Entretanto, el cadáver de una mujer es encontrado en el río Segura y un viejo policía se dispone a investigar el caso.

Ediciones Irreverentes
Madrid, 2009
12 euros• 124 páginas
ISBN: 978-84-96959-47-7
COMPRAR LIBRO


video



4 comentarios:

  1. Hay algo sofocleano en el ciego y la niña. Aunque es una imagen casi ancestral,como la alusión a los ciegos que guían a otros ciegos en el Nuevo Testamento, como en "La NOche de la Iguana" (la obra de T. Willians), en la que aparece un ¡poeta ciego! acompañado de una joven ¡pintora! En España, antaño la nación del romancero, hoy sólo el país de la picaresca y del esperpento, también tenemos un ejemplo en el Lazarillo de Tormes, pero no tan digno como el ciego de "El Recodo del Río".
    Perdón por haber delirado un poco, gracias Pedro por estas novelas que escribes.
    Vegecio

    ResponderEliminar
  2. No ha sido un delirio, Vegecio. Tus comentarios siempre enriquecen las lecturas. Saludos. Notorius.

    ResponderEliminar
  3. ademas de docente eres escritor? no conocía esa faceta tuya. He sido alumna tuya. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por entrar en "mi recodo literario". Más aún tratándose de una antigua alumna. Supongo que prefieres mantener el anonimato.
    Saludos. Notorius.

    ResponderEliminar